Metodología en el diseño

¿El diseño tiene una metodología? ¿O es creatividad pura? ¿Será que solo es cuestión de intuición?

Hay un dicho que, hasta cierto punto, se puede relacionar con esto: “ni todo el amor ni todo el dinero”.

A lo mejor, a simple vista, no tiene nada que ver; sin embargo, podemos darnos cuenta de que en la mayoría de las cuestiones de la vida es así; debe haber un equilibrio y no podemos inclinarnos hacia un lado ni hacia el otro.

Habrá muchos diseñadores que pueden decir que el método lo es todo, pero otros dirán que es una cuestión de intuición y de dejarse llevar…

La realidad es que, desde mi punto de vista y en mi experiencia como diseñador, es necesario aplicar ambas pues, además, dependen una de la otra: la intuición es una habilidad que poco a poco desarrollas y el método te da la guía para poder crear. 

Seguramente estás pensando, ¿cómo el diseño puede tener metodología? Cuando escuchamos esa palabra, inmediatamente se viene a nuestra mente la “ciencia”.

En la escuela nos enseñaron los pasos del método científico en química, biología, física y aquellas asignaturas que implicaban la realización de una investigación, pero no sólo se utiliza en esas áreas.

El Diseño, aun cuando es parte de las artes y las humanidades, necesita una guía y una razón de ser, es decir, una investigación cualitativa que deja de lado los números y las estadísticas para tomar en cuenta las cualidades y características de dicho objetivo. ¿Es ahora más claro?

Hay que recordar que la ciencia se divide en 4 áreas: exactas, naturales, sociales y del comportamiento. Todo en la vida requiere un orden, pasos a seguir que nos llevan a cumplir el objetivo de la manera deseada.

Para un platillo de comida, por ejemplo, no podemos primero picar las verduras y después lavarlas; a eso es a lo que me refiero al hablar de la metodología del diseño.

En este caso, las ciencias humanas no necesitan comprobación, sino más bien interpretación y de ciertos criterios que las califiquen, por ejemplo, la composición. 

El papel del diseñador

Todos sabemos qué hacen y el momento en el que debemos acudir a ellos, pero en concepto, ¿conocemos exactamente cuál es su función?

Sabemos que el papel del diseñador es embellecer, pero más allá de eso, se trata de configurar y darle forma a los objetos a partir de su utilidad, es decir, al diseñador le corresponde proyectar coherencia en la disposición de los elementos que serán sometidos a la percepción de los usuarios.

Es por eso que se considera como un organizador fundamental de ideas y estructuras. 

Si bien es cierto que muchos diseñadores están en su contra, los métodos son un camino para llegar a una meta de manera lógica y organizada, que en este caso es satisfacer las necesidades de los clientes.

Aun cuando ningún método es el definitivo, sí es una valiosa guía: 

  • Definición del problema y objetivos: aunque, en gran medida, los clientes son quienes definen el problema, los diseñadores debemos identificar el “qué” de las cosas. Derivado de esto vienen los objetivos que son el “para qué” o “qué se va a ofrecer”. El objetivo es lo que se va a lograr una vez finalizado el diseño, es por eso que la concreta identificación del problema resulta fundamental como punto de partida. 
  • Planeación y organización: aquí es en donde los diseñadores tenemos que comenzar a ver cuáles son los materiales a utilizar, la tecnología y los recursos necesarios, las técnicas y todos los elementos para la realización del diseño. Es también en este momento donde la creatividad debe comenzar a funcionar.
  • Investigación y desarrollo: para desarrollar algo, primero es necesario saber si de manera previa ya existe algún elemento o será un diseño hecho por primera vez. De esta forma se puede conocer si ya hay alguna línea que se debe seguir o puede ser completamente innovador. 
  • Procesamiento y análisis de la información: una vez teniendo los antecedentes, es momento de procesar la información, organizarla y analizarla para ahora sí dar pie al desarrollo del Diseño. 
  • Evaluación de resultados: en esta etapa el cliente ve el resultado más próximo al final. La evaluación se hace con base en sus criterios. 

Para un diseñador es necesario conocer las distintas metodologías que existen para poder crear una propia, es decir, cada quien puede tener distintos procesos para lograr un buen diseño, aunado también a la confianza en su creatividad y en los resultados esperados.

En conclusión, podemos mencionar que no existe como tal una metodología del diseño. Lo más importante es conocer los objetivos, los antecedentes y el entorno para así poder crear el diseño con base en los conocimientos de contrastes, simetrías, diagramaciones y más elementos de gran relevancia. 

Por otro lado, no se debe confundir el Arte con el Diseño, pues el Arte cumple funciones meramente personales y solo se involucra la creatividad y la inspiración del artista, mientras que el Diseño gráfico satisface necesidades de consumo. 

Fuente: https://www.mediasource.mx/blog/la-metodologia-del-diseno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed