Partes del cartel

Funciones del cartel

carteles protesta
Los carteles pueden ser empleados como mecanismos de protesta.

Los carteles cumplen con una función primordial: informar. En algunos casos brindan información de uso público, como precauciones o indicaciones. En otros casos la información puede apuntar a promocionar productos o bien pueden ser empleados como mecanismo de protesta.

En todos los casos son vehículos de un mensaje. Es decir que siempre tienen el cometido de ser leídos por alguien y generar en esa persona una reacción de algún tipo.

Tipos de carteles

Cartel - publicidad
Los carteles publicitarios buscan influir en los patrones de consumo de las personas.

Los carteles pueden clasificarse, primero que nada, en base a su propósito informativo:

  • Carteles informativos. Se trata de aquellos que cumplen con la transmisión de un mensaje objetivo y puntual, es decir, que brindan una información concreta, determinada. Por ejemplo: los carteles de tránsito, que indican los kilómetros faltantes para un destino determinado.
  • Carteles publicitarios. Aquellos que tienen el cometido de influir en los patrones de consumo de las personas y difundir determinados productos o servicios, o sea, aquellos que forman parte de la publicidad. Por ejemplo: los carteles anunciando una nueva marca de limpiador, en una valla en la autopista.
  • Carteles normativos. Se llama así a los que buscan influir en la conducta del lector o espectador, para hacerla acorde a las normativas del lugar o para hacer de su conocimiento algún tipo de ley de conducta que lo rige. Por ejemplo: un cartel en una biblioteca que pide hacer silencio en la sala de lectura.
  • Carteles promocionales. Aquellos que aspiran a difundir algún contenido no comercial entre su público destino, como son los carteles cinematográficos, los carteles de obras teatrales, de ferias, de eventos, o los carteles electorales cuando hay campaña política, etc.
  • Carteles artísticos o decorativos. Son los que no tienen una función informativa determinada, sino que resultan armónicos, bellos o documentales, por lo que su incorporación a un ambiente tiene más que ver con una consideración estética. Por ejemplo: un cartel publicitario del siglo pasado colocado en un restaurante.
  • Carteles de protesta. Aquellos que se elaboran con fines de agitación social o política, como los que llevan los manifestantes en una concentración, o los que adhieren a las paredes algunos colectivos y agrupaciones sociales, a menudo con sátiras y mensajes de descontento.

Elementos que lo componen

carteles texto imagen
Muchos carteles pueden combinar elementos textuales y gráficos.

Los elementos de todo cartel suelen ser de dos tipos:

  • Textuales. Información escrita, ya sea en letras tipográficas o a mano, que puede ser luego recuperada por los espectadores.
  • Gráficos. Imágenes, fotografías y otros elementos visuales que acompañan al mensaje (o a veces son el mensaje).

Tamaños habituales

Los carteles pueden tener virtualmente cualquier tamaño que uno desee. Sin embargo, existen medidas de impresión estándar más usuales, por ejemplo:

  • A4. Carteles de 19,7 x 21 cm.
  • A3. Carteles de 29,7 x 42 cm.
  • A2. Carteles de 42 x 59,4 cm.
  • A1. Carteles de 89,04 x 84,1 cm.
  • B2. Carteles de 59,4 x 84,0 cm.
  • B1. Carteles de 70 x 100 cm.

Partes de un cartel

Cartel
El encabezado del cartel suele estar compuesto por pocas palabras. 

De nuevo, los carteles pueden tener las formas, partes y proporciones que se deseen. Sin embargo, en ámbitos más normados, como la publicidad, suelen pensarse los carteles en base a:

  • Encabezado. Donde va el título del cartel, su enunciación principal, sus letras más grandes y llamativas, aunque suele ser breve en cantidad de palabras.
  • Cuerpo. El “medio” del cartel, de haberlo, en donde se condensa el grueso de la información y suele haber imágenes alusivas.
  • Pie. La “salida” o cierre del cartel, por lo general de menor tamaño y relevancia, donde se incluyen detalles accesorios: la firma de los convocantes, condiciones secundarias, direcciones, datos de contacto, etc.

Colocación de un cartel

El criterio usual a la hora de colocar carteles apunta a la mayor cantidad de exposición y visibilidad posible, sobre todo si se trata de la vía pública y otros ambientes de mucho tránsito.

Por otro lado, a menudo existen ordenanzas que regulan la materia. En algunos casos está prohibida la colocación de carteles en las paredes de ciertas instituciones o ubicaciones (por ejemplo, por ser históricas).

Otras ordenanzas exigen su remoción luego de cumplido un tiempo de vigencia (en el caso de los promocionales y publicitarios, sobre todo). El objetivo es evitar la contaminación visual del ambiente.

Carteles digitales

Cartel
Los carteles digitales incluyen novedades como la animación y el sonido.

La llegada de la tecnología digital y el mundo cibernético ha permitido la creación de carteles digitales. Por lo general son multimediáticos: cuentan con recursos más llamativos y novedosos como la animación, el sonido o la interactividad. Son utilizados para atraer la atención de sus espectadores virtuales siendo la forma más habitual de publicidad on-line.

¿Cómo hacer un buen cartel?

A la hora de generar un buen cartel, es decir, uno que sea atendido masivamente, se deben tener en cuenta diversos aspectos, que van desde su composición hasta su colocación.

Un cartel sobrecargado, barroco o excesivamente agresivo generalmente genera rechazo a la vista. Por otro lado, un cartel monótono, plano o descolorido difícilmente atraerá la atención de un transeúnte.

La colocación también es importante para atraer la vista. Un cartel extraviado entre miles pasa desapercibido. También es necesario seleccionar dónde está ubicado, y evitar contextos desagradables, por ejemplo, no adherirlo a un contenedor de basura.

Ejemplos de carteles

  • Los pósters con que se anuncian las películas venideras en los cines, o las obras de teatro que se encuentran en función en un complejo cultural.
  • Las notificaciones de desalojo de una propiedad, o los anuncios que prohíben fumar en un avión.
  • Son carteles, paradójicamente, los letreros que prohíben fijar carteles en las paredes de una iglesia colonial en el centro de la ciudad.

Fuente: https://humanidades.com/cartel/#ixzz824g0Spq7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed