Antropocentrismo

El antropocentrismo es la corriente de pensamiento que sitúa al ser humano como centro del universo.

A través el antropocentrismo, se sitúa al ser humano como el elemento sobre el que giran todas las ramas de estudio y conocimiento. También sitúa al ser humano por encima de todas las especies, y el resto del mundo ha de procurar la satisfacción de sus necesidades. El antropocentrismo, además, es una de las características más importantes del Humanismo.

La palabra proviene, etimológicamente, del griego, siendo anthropos ser humano, kentron centro y el sufijo –ismo denota corriente o doctrina. Por lo tanto de forma literal, es la doctrina que pone al ser humano como centro.

Origen del antropocentrismo

El antropocentrismo se origina a la vez que el Humanismo. De hecho, es una de las características que lo definieron. A lo largo de la Edad Media destacó el teocentrismo, la idea de que Dios ocupaba el centro de todo, la divinidad regía la vida de los ciudadanos y estos debían obrar y vivir en función de ello. Además, todas las ramas de conocimiento giraban en torno a esta idea.

El antropocentrismo surge en un contexto de cambio, ya que, con el Humanismo, se pasó de la Edad Media a la Edad Moderna. Y esta idea de que el hombre es el que se sitúa como centro del resto de cosas fue un pilar fundamental en el cambio.

Supuso un gran avance científico, ya que, hasta el momento, la ciencia estaba relegada. Muchos de los fenómenos se atribuían a Dios y a su voluntad, y el antropocentrismo rompe con ello, sustituyendo la fe por la razón. Así se consiguió que las cualidades humanas fueran las que inspiraran el conocimiento, siendo la razón y la investigación los nuevos pilares que sustituyeron al antiguo método divino.

Características del antropocentrismo

Entre las principales características del antropocentrismo destacan:

  • Nace de la mano del Humanismo, en el siglo XV, rompiendo con la Edad Media y pasando a la Edad Moderna.
  • Sustitución de Dios como centro de todo, pasando a ser el ser humano.
  • Las habilidades humanas y la razón como inspiración del método científico.
  • Secularización parcial de la sociedad.

Criticas al antropocentrismo

En su momento, el antropocentrismo fue considerado como una idea contraria a los intereses de la Iglesia. Pero con el paso del tiempo, las críticas se han centrado en el aspecto de la supremacía de la especie, realizadas por animalistas y ecologistas.

La corriente animalista defiende la idea moral de que todos los seres vivos son iguales y, por ello, no hay que usarlos para el disfrute del humano. Como en todo, hay distintos grados, desde el respeto y buen trato de los animales domésticos hasta posiciones como el veganismo y la liberación animal. El hecho de que el ser humano, por su supremacía intelectual, utilice a los animales para trabajar, para alimentarse y para disfrutar de espectáculos es el objeto que sustenta esta crítica.

El ecologismo va por la misma línea, no cree que el ser humano tenga la potestad moral para poner todo los recursos naturales a su disposición. Los ecologistas critican prácticas como la sobreexplotación de la naturaleza, la tala de árboles, la urbanización de playas y bosques y la emisión de gases contaminantes, entre otras muchas cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed